Jugar en familia, fundamental en los hogares

Jugar con nuestros hijos les transmite confianza en sí mismos y les permite desarrollar sus habilidades comunicativas. Cuando interactuamos con nuestros hijos a través del juego, les aportamos multitud de beneficios: complicidad con los miembros de la familia, mejora de la comunicación y autoestima y refuerzo en los vínculos afectivos.

No hablamos de vigilar y supervisar el juego de nuestros hijos sino involucrarnos y participar con ellos. Si nos tomamos la tarea en serio, también conseguiremos transmitirles valores como la espera, la resignación, la tolerancia y aprender a perder, imprescindibles para afrontar de forma correcta situaciones en la vida real.

Uno de nuestros juegos favoritos para jugar en familia y el más recomendado por pedagogos y psicólogos es Story Cubes. Con él, puede jugar toda la familia sin límite de edad. El jugador deberá lanzar tres dados y crear una historia con los tres elementos que sugieran los dados. ¡No vale repetir! Se trata de un juego ideal para disfrutar en familia las tardes de invierno de estas vacaciones de Navidad.