¿Qué es la motricidad fina y como ayudo a mi hijo/a a desarrollarla?

Este término tan escuchado hace referencia a la coordinación de las distintas partes del cuerpo para conseguir ejecutar movimientos precisos. La base de este proceso es la coordinación ojo-mano, que comienza durante los primeros meses de vida y que se sigue desarrollando en los meses posteriores, avanzando en complejidad y precisión. Coger objetos con las manos o dedos, pintar sobre un papel o colocar objetos dentro o encima de otros, son algunos de los ejemplos más comunes de motricidad fina en los niños, aunque también hablamos de motricidad fina cuando el niño utiliza expresiones faciales conscientemente o cuando aprende a generar y repetir sonidos con la boca.

casa-5-piezas

Así, la motricidad fina se compone de Coordinación Ojo-Mano, Motricidad Facial,  Motricidad Fonética y Motricidad Gestual. El proceso de desarrollo resulta motivador para los niños, intentando tareas básicas de las que se siente capaz y una vez conseguido, él mismo desarrolla nuevas metas a alcanzar según va aumentando su destreza.

puzzle-encajable-oceano

Como siempre, el juego es el elemento clave en este proceso, y hay infinidad de juegos y juguetes que pueden ayudar a los niños a mejorar sus habilidades, desde los juegos de piezas y formas hasta los juegos de moldear, pintar o recortar. Si tienes cualquier duda sobre cual elegir, no dudes en consultarnos en Davinkidz 😉